Sanidad lo confirma: ni rastro del coronavirus

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 23 segundos

 

Que todo es para mayor gloria de la Agenda 2030 es un hecho.

Que el pretendido virus (coronafraude) no existe es un hecho.

Que la estrategia coronatimo / miedo / timovacuna /genocidio a instancias de una élite «elegida» funciona es un hecho.

Que somos afirmacionistas de la plandemia y negacionistas de la plandemia y con causa y no por capricho es un hecho, reforzado por la patética, perversa y nefanda contestación del Ministerio de Sanidad de España firmada el 14/09/21, a modo de Poncio Pilatos, es un hecho, en tanto en este régimen no se salva ya nada ni nadie y tienen q. directos al estercolero del oprobio.

Que los responsables, empezando por Sánchez-Iglesias y todo el aparato administrativo (especialmente el sanitario) y propagandístico (regado con subvenciones vía propaganda, especialmente) tienen que responder , ser juzgados y condenados por genocidio, es un legítimo y justo deseo.

Que los sectarios covidiotas, cuan acólitos de la iglesia covidiana, son legión y que están errados, y pasados de revoluciones, es un hecho.

Que tres de cada cuatro se signifiquen como covidianos, no significa que tengan razón, más bien denota que la neurosis colectiva (interesada y progagada interesadamente) persiste en su necedad, y éso es un hecho.

Por fin, el Ministerio de Sanidad de España (Ministerio del Genocidio o Ministerio de la Muerte, más precisamente) confirma que no dispone de muestra alguna de un supuesto virus que nos han dicho que circula entre nosotros y que dicen que ha infectado a centenares de miles de personas y que tendría que estar presente en los más de 80.000 cadáveres que se le atribuyen solo en España -80.000 reservorios del patógeno, por tanto-, pese a lo cual ni hay muestras del teóricamente sobreabundante virus ni se sabe quién podría tenerlas, entre otras cosas, porque anduvieron muy listos para deshacerse de los muertos, a toda prisa, y sin practicarles autopsia alguna que pondría de manifiesto que nos encontramos ante un genocidio planificado.

De la respuesta del Ministerio de Sanidad, hemos de destacar escandalosas (al tiempo que reveladoras) afirmaciones como éstas:

«El Ministerio de Sanidad no dispone de cultivo de SARS-CoV-2 para ensayos y no tiene un registro de los laboratorios con capacidad de cultivo y aislamiento».

Entonces, pueden explicarnos ¿cómo pueden detectarse antígenos de «algo» que no está definido?; ¿qué detectan entonces los test Covid, si es que detectan algo?; ¿por qué la OMS (Organización Mundial de la Salud, más bien la Organización Mafiosa de la Salud) prohibió las autopsias, aduciendo el riesgo de categoria 2, como si el virus fantasma pudiera emitir radiacion inonizante?; si dicen que España está elaborando una vacuna, ¿cómo hacen las pruebas sin muestras?; y lo peor, ¿en qué se han basado las «vacunas» en circulación?. Por cierto, «sigan» a pies juntillas a la OMS, pues como ya saben, miembros de la OMS, Oxfam, Médicos sin Fronteras son acusados de abusar sexualmente a mujeres y niños en el Congo, o sea, que quienes velan por su salud están acusados de practicar la violación y la pederastia. Sólo por éso, estas organizaciones y sus miembros deberían estar fuera de la circulación, en tanto no es la primera vez. Aunque ahora debieran estarlo por lo que nos ocupa, por este genocidio amparado en la cultura de la muerte vía timovacuna.

«La eficacia de las vacunas se mide en términos ideales de laboratorio y posteriormente se mide en la población real una vez que las vacunas se han administrado».

O sea, a los inoculados con la timovacuna les tratan como a conejillos de indias, de donde se deduce que la finalidad de la misma no es otra que la experimental (en el mejor caso) para un «tratamiento» (para algo que no existe), debiendo asumir costes inhumanos. De locos.

«Los test por si solos no suelen ser suficientes para determinar enfermedad, requiriéndose una evaluación experta de la persona a la que se le ha realizado el test».

O sea, que el propio inventor de la PCR tiene razón, es decir, que es inidóneo y más cuando no se puede detectar algo que no existe. Vamos a ver, que la papaya o la carne de cabra también han dado positivo de coronatimo, por Dios.

«Las vacunas frente a Covid-19 se administran en España en estos momentos según la estrategia de vacunación … aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y son gratuitas para la ciudadanía. En este sentido no requieren receta médica».

Alucinante, teniendo en cuenta que la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) determina que las vacunas deben ser administrada bajo receta médica y la timovacuna no es excepción, aunque quizá sí en tanto no es una vacuna al uso, sino una suerte de terapia experimental preventiva. Incluso los propios fabricantes de esta pócima genocida así lo determinan en sus prospectos (descárgueselo y lo verá por usted mismo)

¿Ven alguna diferencia?. Haciendo bueno a Franco, no la hay.

 

En fin, covidianos, sigan cuan ovejas embozaladas colaborando con sus verdugos de esta dictadura tecnosanitaria como mandados de ese establishment genocida (que tiene siglas -Davos entre otras- y nombres – G. Soros, B. Gates, K. Schwab entre otros) conformando una entusiástica mafia de la eugenesia , en tanto es «por su  bien», el de los genocidas y sus sicarios a sueldo, no por el suyo y para mayor gloria de la Agenda 2030.

Nosotros, aunque implique el internamiento en un centro de reclusión o algo peor, no nos vamos a someter ni a estúpidos «test» ni a «vacunar» voluntariamente de nada.

Aunque representemos a uno de cada cuatro españoles que está despierto somos número suficiente como para exorcizar la pesadilla covidiana y hacer despertar al resto, algún día en que quieran despertar pues no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Y además, alguien tendrá que enterrar a los inoculados que vayan cayendo a resultas de lo chutado (y que para mayor escarnio no les libra ni de seguir contagiando ni de sufrir coronatimo con cuadro severo según la incoherente lógica del Ministerio de Sanidad).

Descarguen en su móvil, impriman y viralicen la respuesta del Ministerio de Sanidad de España a la asociación Liberum (que además dispone de canal de Telegram al que pueden unirse, así como de un Botiquín jurídico para defenderse de estos genocidas) para callar la boca a tanto necio covidiano.

Nosotros no nos vamos a someterni timotests ni timovacunas ni pollas en vinagre.

Y a mayor abundamiento, visiten los magníficos blogs Astillas de realidad y Mente alternativa.

Por último, y les avisamos, como ya están anunciando en Israel, donde las genocidas autoridades israelitas están llevando a término una auténtica judiada (conforme RAE, acción que perjudica a alguien) con su población (en tanto la mayoría de diagnosticados de covid están vacunados), sepan que en España, para este invierno la gripe volverá y los vacunados que mueran serán diagnosticados de gripe y los no vacunados que cojan la gripe, serán diagnosticados de coronatimo, faltaría más.

Como ven, a la par que perverso es simple si frente a ellos hay tanto covidiano convencido.

Piensen, ¿comprarían algo sin garantía del fabricante o sin poder reclamar caso de que estuviera defectuoso?. Seguro que no. Sin embargo, recuerden: se han inoculado, gratis (aunque del cuerpo de todos los que trabajamos nos sale) un insidioso veneno que ya corre por sus venas y sin poder reclamar a nadie (el fabricante está blindado y el Estado lo hace por su bien, el suyo, no el de Vds), sin prescripción médica y con un «consentimiento informado» deleznable.

Y créannos porque ir contra corriente, y a favor de la verdad, no nos trae más insatisfacciones que satisfacciones (al menos por ahora), pero miren, nuestra conciencia está tranquila porque avisados están y no podrán decir que no se lo dijimos.

Despierten y si no, duerman para siempre (el lúbrico sueño de la élite genocida) y en paz.