El ministro Illa, inmune al coronatimo

Los españoles que estamos despiertos coincidimos en que el cancerígeno ISIS (Iglesias/Sánchez/Illa/Simón) son el virus.

Lo ancho para ello, y lo estrecho para el resto.

Illa se escojona de todos nosotros, comiendo donde le da la gana, como le da la gana y con quien le da la gana. Para éso es ministro de un gobierno comunista que gobierna contra España y los españoles. Así sucedió hace escasos días en Santander, donde Illa se juntó para comer en la Filmoteca con otros once caraduras como él, lógicamente, sin bozal de por medio, que éso es sólo para los españoles subnormalizados.

Aunque la hostelería cántabra berree y pida la dimisión de Illa, pierden el tiempo porque sólo recobrarán  su dignidad cuando desobedeciendo legítimamente este rosario de subnormalidades, empiecen de nuevo a trabajar sin tener que dar explicaciones.

A los españoles les exije que se sometan a un tiránico estado de alarma (de sitio más bien) del que se derivan un montón de normas estúpidas y absursas, propias de la nueva subnormalidad, pero él, cuando le da la gana, hace lo que le parece. Eso es obvio, por que todos sabemos que el ministro y sus comensales son inmunes al coronatimo, pero el resto de españoles no.  También son inmunes los «inmigrantes» quintacolumnistas del rey moro que llegan a Canarias y que pueden montar fiestas con sus acompañantes, las chicas de la Cruz Roja, cuando quieran y eso sí, a nuestra costa.

Si fueran «inmigrantes» o chicas de la Cruz Roja podrían organizar fiestas cuando quisieran y sin respetar las estúpidas normas de la cuarentena, pero ya ve, Vds no son como ello. Así que, se tienen que joder…

Como dice Polonia Castellanos, los que nos prohíben reunirnos en Navidad son los que fueron a la ‘fiestojota’. Que le pregunten también a la progrejeta separata Francina Armengol cuando en compañía de otros tantos como ella se daba a las bondades etílicas a las 2 de la madrugada. Que le pregunten también al secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández Santos, el protagonista de la peli «Entrevista con el vampiro«, que también se salta la cuarentena cuando le sale de los mismísmos. Y así podríamos seguir.

Después de profesar amor eterno al dios Baco, saltándose toda la cuarentena, esta progrejeta separata de Francina Armengol pide disculpas. ¿Disculpas?. No por Dios. A tu casa, a preparar un aperitivo y unas croquetas (y por vergüenza, no salgas, parásita).

De todo lo anterior se ratifica que viven en una gran mentira llamada Plandemia, que es el catalizador para arruinarles, esclavizarles, hacerles drogodependientes de la paguita y de la vacuna (que será de todo menos éso) y que así seguirán hasta que el 99% de los españoles se dejen del perjuicial bozal, cambiándo la actual situación, donde sólo el 1% no lo llevamos.

Los españoles como borregos de un rebaño zombi son cómplices de sus pastores, ésos que llevan piel de oveja pero que no son más que lobos.

Disfrútenlo.

Nosotros no nos creemos nada de esta Plandemia salvo que está causando la ruina acelerada a todos los españoles que no vivimos del cuento de lo público, que los muertos son por otras enfermedades (e incluso por malas praxis médicas, y esperemos que no intencionadas) y que este gobierno comunista es el virus.