Borreguitos, a obedecer

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Coronatimo

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 10 segundos

Ahí lo tienen. Las autoridades francesas (como las españolas) acuden a restaurantes más o menos clandestinos, saltándose cualquier estúpida norma covidiana, para disfrutar de la vida sin bozal. Y Vds, mírense. Como borreguitos al matadero. La única verdad que hay sobre el coronatimo es que ha provocado un genocidio de ancianos, una eclosión de enfermedades mentales, agravamiento de enfermedades por desatención sanitaria y una devastación económica sin precedentes. Mientras, a obedecer, borreguitos. Todo lo demás, mentiras.

Empiezan a resentirse en esta dictadura sanitaria mientras los lacayos del Nuevo Orden Mundial (NOM) se descojonan de todos en restaurantes clandestinos donde el bozal está prohibido, mientras el miedo, en Vds hace mella, sacrificando vida, libertad, trabajo  para vivir como rebaño expuesto a las perversiones del pastor.

Reproducimos un artículo cabal, con el que nos identificamos, publicado en ese medio de referencia del soberanismo que es Alerta Digital.

<< Estimado conciudadano, usted que se sube el bozal hasta los ojos, que se traga sus excreciones respiratorias, que destroza su epidermis rociándose con hidrogel cada cinco minutos, que se atiborra de comida basura y fármacos tóxicos a diario, pero cree que lo que puede poner en riesgo su salud, es un supuesto patógeno de dudosa existencia que anuncian por televisión, permítame decirle, sin ánimo de ofender……que es usted imbécil.

Si después de un año de dictadura sanitaria sigue usted creyendo en la leyenda de ese ente volador no identificado, altamente letal y selectivo, que le ataca cuando se levanta de la mesa de la cafetería y le deja en paz cuando se sienta, me sabe mal decirlo…..pero es usted imbécil.

Si está dispuesto a inyectarse una vacuna experimental, que contiene ácido ribonucleico (ARN transgénico), mercurio neurotóxico, aluminio y células MRC-5, a sabiendas de que los fabricantes de la misma han afirmado que no asumirán responsabilidades en caso de efectos adversos, voy a tener que insistir, aun a riesgo de parecer cansino, pero es usted imbécil.

Si cree que su gobierno quiere lo mejor para usted, que las autoridades sanitarias al servicio de la industria farmacéutica trabajan para proteger su salud, y que el globalismo es un plan de intercambio cultural y hermandad fraternal entre los pueblos….no solo es usted imbécil, es además muy ingenuo.

Si se tragó la estafa del cambio climático, la perversión de la ideología de genero, la fantasía de la guerra de sexos, la majadería del lenguaje inclusivo, y todas las mamarrachadas post-modernas de diseño e ingeniería social, que le han vendido, no quiero pensar lo que hará cuando le sugieran la eutanasia voluntaria y responsable a partir de los 60 años… ¿me sigue?

Si es usted de los que saludan con el codo, si ha renunciado al contacto social, si se niega a estrechar la mano de un amigo, a abrazar a un ser querido, o visitar a sus familiares, me va a perdonar, pero además de imbécil es usted un miserable.

Apreciado paisano, la verdad duele, pero hay que afrontarla, mientras usted se esforzaba por cumplir a rajatabla toda esa ridícula liturgia sanitaria, creyendo que salvaba al mundo, e increpando a aquellos que no participaban de su neurosis, lo que ha hecho en realidad es colaborar activamente con el desmantelamiento sistemático de sus propios derechos constitucionales y con el saqueo de la estructura económica de su país, podríamos hablar de falta de información, de disonancia cognitiva o de ignorancia congénita, pero después de un año, y a tenor de lo arriba expuesto, creo que no exagero si afirmo…que es usted un perfecto, rotundo y completo imbécil.

Feliz Semana Santa a todos los desobedientes, conscientes y respiracionistas >>

Como resumen, el bozal que se lo pongan los miembros de la nomenclatura de esta dictadura sanitaria, y al servicio de la Agenda 2030, de taparrabos y la vacuna que se la inyecten en los genitales y luego, que nos cuenten.